//Muere un DJ italiano tras exiliarse a Suiza para que le practicaran una eutanasia

Muere un DJ italiano tras exiliarse a Suiza para que le practicaran una eutanasia

Fotograma del vídeo en el que Fabo pide al presidente de la República italiana que despenalice la eutanasia
El dolor que padecía Fabiano Antonian, conocido DJ italiano que quedó tetrapléjico y ciego al sufrir un accidente de coche, era insoportable y prefirió morir. Después de una larga lucha para pedir que se cambiaran las leyes que regulan la eutanasia en Italia, Antonian, de 40 años, se exilió a Suiza, donde la práctica está permitida, para que le indujeran la muerte.

Marco Cappato, de la Asociación Luca Coscioni, ha anunciado que Fabo murió a las 11.40 del pasado 9 de febrero “inmovilizado en una larga noche sin fin” y después de años de tratamientos sin éxito. Es por este motivo que pidió a las autoridades que regularan la eutanasia. Un mensaje que trasladó al presidente de la República a través de un vídeo grabado con la ayuda de su novia y de la asociación.

Fabo agradeció a Marco Cappato que le ayudara a morir. Este fue el último mensaje que publicó el DJ en Twitter desde Suiza, donde fue hospitalizado en una clínica para recibir el suicidio asistido. Y Marco le respondió: “Gracias a ti Fabo”.

La Asociación Luca Coscioni ha denunciado que “el exilio de la muerte es una condena de incivilizados”. En este sentido ha recordado que el deber del Estado es ayudar a los ciudadanos y no obligarles a refugiarse en soluciones ilegales. Por este motivo pide al parlamento italiano un cambio legislativo.

Asimismo, ha reconocido que ahora Cappato “corre el riesgo” de ser condenado a 12 años de prisión. No obstante, también ha resaltado que Cappato “ha asumido la responsabilidad” de este acto, al mismo tiempo, que ha recordado la cantidad de personas enfermas que están “obligadas a emigrar “ para conseguir morir” con el elevado coste económico que esto implica para las personas afectadas –hasta 10 mil euros-.

El DJ murió lejos de su tierra, en Suiza, rodeado de sus seres queridos, y se ha convertido en otro símbolo de lucha por la despenalización de la eutanasia. Según ha relatado Marco Cappato, las últimas palabras de Fabo fueron de alegría: “Nos dijo que se sentía libre, y finalmente había llegado con sus fuerzas, con su tenacidad, su dignidad”.

La asociación ha recordado que 225 italianos se pusieron en contacto en 2015 con ella para solicitar asesoramiento sobre cómo pueden morir de manera asistida. De ellos, 117 decidieron ir a Suiza. Sin embargo, matizan que no todos ellos están muertos, ya que todavía optan por regresar a Italia. No como Fabo, que murió en el exilio, han dicho, “porque su país, nuestro país, no hizo caso a su reclamo”.

En España el referente de la lucha por la despenalización de la eutanasia es Ramón Sampedro, el primer español que acudió a los tribunales para reclamar su derecho a una muerte digna. Murió en un piso de Boiro (A Coruña) en enero de 1998. Tiempo después Ramona Maneiro, la mujer que acompañó y cuidó a Ramón Sampedro en sus últimos meses de vida, reconoció que fue ella quien le ayudó a morir administrándole cianuro.

Share This: